Lava tu rostro 2 veces al día, una en la mañana y otra en la noche antes de dormir; al hacerlo eliminarás las toxinas que provocan la aparición de los molestos barros y puntos negros. No olvides utilizar un producto especialmente diseñado para tu tipo de piel._mg_7258

Advertisements